jueves, 1 de mayo de 2014

Digimon Z / Introducción - Cap.1/ 1era parte

"¿Y esto?" Dirán ustedes. Pero a no preocuparse, que no se trata de una obra de calidad "Z" XD
Aquí, mis futuros lectores, iniciará una aventura épica. No lo sé si lo será por su contenido, pero si por su extensión en lo que respecta a fanfics. Y aunque tome esa "z" de ya saben donde, la idea es darle un carácter de "ultimatum", de "no da más", de... ya saben a que me refiero. Con el tiempo lo entenderán.

Esta historia toma como referencia las cinco primeras entregas del anime y un par de sus mangas, dando como resultado un relato de lo más complejo posible en cuanto a contenido. La trama será la única que permanezca más o menos fiel al original, pero el resto sufrirá cambios bastante drásticos. Y ahí es donde esa "z" marcara la diferencia. Ya sabrán porque XD.

Como sistema personal, iré presentado la obra en capitulo particionados para hacer más amena la lectura. Esta obra estará dividida por partes conteniendo cada una cierta cantidad de capítulos, no muchos, pero si los necesarios para desarrollar la historia, así que prepárense para leer por un buen tiempo Digimon Z.

Escojan a su gusto el tamaño de la fuente para que sea más cómoda su lectura... ¡y a leer se ha dicho!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Introducción
ASÍ COMENZÓ TODO
---/---

El encuentro
Cap. 1 - 1era parte

Cuerpo: 14 16 18

Eran las 6:55 horas cuando Kenyo terminaba de preparar su equipaje para ir a visitar a su amigo que residía en la ciudad de San José. Al vivir en Jardín América, debía viajar hasta Posadas para luego hacer un transbordo hacía la ciudad de Apóstoles según la empresa que dispusiera del servicio al horario que llegara. Es decir, que sería muy probable que no llegaría a destino muy temprano que digamos.

Luego de despedirse de su familia, sin saber lo que realmente le deparaba el futuro, salió corriendo hacia la terminal porque se le estaba escapando el ómnibus.
Al subir al vehículo se sentó junto a la ventanilla para apreciar mejor el paisaje. El colectivo partió al instante solo para detenerse abruptamente y permitir que una muchacha muy agitada subiera a bordo. Era una joven de unos 22 años, con una larga cabellera de un color muy peculiar: verde oliva, que le llegaba hasta la cintura, trenzado fuertemente con una cuerda negra a modo de nudos que la contenían, mientras que el flequillo estaba dividido en cinco puntas que le caían sobre el rostro cubriendo un poco su ojo izquierdo. Iba vestida con un vestido que desde el escote hasta la cintura bajaba en rombo negro que la rodeaba por completo y que se ajustaba bastante sobre su escultural figura, además, sobre los pliegues al final del vestido se dejaban ver también. Esta tela estaba combinada con otra un poco tosca de un color que hacia juego con su cabellera, y que hacían juego con unas zapatillas también verdes de suela negra. En su conjunto, era una vestimenta muy atípica más bien de un estilo radical pero a la vez homogéneo. Pero no solo fue esto lo que impresiono a Kenyo. La joven tenía unos ojos verdes de la más pura esmeralda en un rostro anguloso que lo dejo boquiabierto.

La muchacha buscaba con su mirada un asiento libre donde sentarse, y aunque había muchos libres, para alegría (y euforia de nuestro personaje) se fue a sentar justo a su lado. El asombro mezclado con la timidez dejaron sin palabras a Kenyo cuando la muchacha le pregunto sí el asiento contiguo estaba ocupado.

_ ¿Me oyes? ¿Está este lugar ocupado?

_ N….n…no. No…lo está.

_Que bien, así podré conversar en el viaje para no aburrirme.

_ ¿Conmigo?

_Pues claro. Con quien más lo haría – mientras señalaba toda la zona circundante a ellos dos, que estaba completamente desocupada.

_Es cierto. Lo siento, pero es que me sorprende que te sentaras a mi lado. Casi nunca una mujer me acompaña a menos que no le quede otro remedio que hacerlo.

_En serio. Qué extraño, porque tienes cara de ser una persona que no incomodaría a una bella dama, aún más cuando esta solo desea charlar un poco para liberar el estrés de mi inminente examen final en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales.

_ ¿No me dirás que estas estudiando para ser analista de sistemas?

_ Mejor dicho, para Licenciatura – dice sonriendo – ¿Por qué te sorprende?

_Es que yo estaba estudiando lo mismo. Aunque tuve que dejarlo porque las matemáticas no son mi fuerte.
Al oír la respuesta, ella lanza una divertida carcajada.

_ Te entiendo, no es algo que a cualquiera le caiga bien. Pero es que me encantan los videojuegos así que no sabía que otra cosa estudiar, ya que soy muy torpe para otro asunto que no sean las ciencias exactas. Bah, en realidad tengo mis dones, pero bueno, ahora eso no viene al caso.

_ Está bien – sonríe el joven – mucha intimidad por ahora. Así que también eres una “friki” de los videojuegos ¡Eso sí que me deja más estupefacto!
Interrumpiendo su cerrada conversación, el guarda acalla efusivamente a Kenyo, haciendo un fuerte sonido de sifón mientras sostenía su dedo índice sobre su boca

_ ¿Por qué? ¿No crees que las mujeres les atraigan ese tipo de cosas?

_No mucho. Es un hallazgo extraordinario encontrar una rareza como tú.

_ Me haces sonrojar. Gracias por el cumplido – le dice avergonzada.
Entonces, y nuevamente, el guarda les interrumpe.

_Discúlpenme, pero si sigo esperando vamos a llegar a Posadas ¿A dónde se dirigen?

_Oh, lo siento. Yo voy a la terminal de la Capital – responde un poco avergonzado Kenyo, mientras saca su billetera para pagar el pasaje.

_Yo también – responde ella.

_ ¿También para la terminal… hem ¿señorita…? – inquiere Kenyo.
En el rostro de la joven se dibuja una sonrisa divertida.

_Me llamo Dreid. Misty Dreid Otto.

_ ¿Otto? – Inquiere preocupado – ¿No serás pariente mío?

_ Qué mundo pequeño – y ella explota en una sonora carcajada.

_ Bueno… pues. Si no es mucha molestia, son $10 cada uno.

_ ¡Oh, sí! Tome, tome.
La chica vuelve a reír, y tomando aire, le espeta:

_ ¿Tan nervioso estas porque estoy a tu lado?

_No, no. Es que el guarda ya estaba un poco nervioso, solo es por eso.

_Sí claro. Como no.

_Bueno. Mejor cambiemos de tema – responde sonrojado Kenyo.

_ Seguro – le responde tratando de esconder su sonrisa – A ver, si es que te sorprende tanto que una mujer ame los videojuegos seguro que también me agrade el anime me hace más rara todavía.

_¡¡¡No!!! ¡¿También?!
Y otra vez es acallado con el sifón del silencio.

_Perdón, perdón.
Carcajeando a todo pulmón, la pobre muchacha ya estaba toda acalorada de tanto reír.

_ Realmente me estoy divirtiendo contigo.

_Es que eres lo que yo solamente había soña… – pero en ese momento un extraño…hombre subía al ómnibus y le dirigió un estruendoso saludo a Dreide.

_¡¡Hola Misty!!

_ ¡Hola tío Sam!

_ ¿Cómo está mi adorada sobrina? Pero veo que estas acompañada. ¿Tan rápido conseguiste novio?

_No, no, no tío. Es solo alguien con quien estaba charlando para pasar el rato. No es para nada de mi tipo.
Kenyo sintió como una estaca se le clavaba en el corazón.

_Sí, es cierto. A ti te gustan los… ¡¿Qué es eso?!
En ese instante un enorme… piquete de protesta se estaba produciendo justo a la salida de Jardín. El viaje recién estaba comenzando.



Mientras tanto, en San José, Frantu hacia un gran hallazgo luego de que por la pantalla de su monitor saliera un digimon al presionar ctrl+ alt + del + m + o + n. Era una criatura redonda de color rojo intenso con la cola encendida, con unos enormes ojos y una boca risueña, ya que al ver al sorprendido humano con expresión de susto, le fue imposible dejar de reír.

_ Que cara más divertida la que has puesto al verme. Seguro has creído que nosotros no éramos reales. Pero el hambre que tengo también es muy real ¿Tienes algo para comer?

_Ah…aja.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Yo lei esta obra y aunque algo densa al principio es necesaria para agarrarle el hilo, pero la verdad muy entretenida en contenido y los personajes muy bien caracterizados, ademas es interesante para mi el hecho que conozca la geografia de la historia hace que me adentre aun mas en ella. Muy buen ken
    P/d: odio a Crisel jajaja Turbin y shatzy

    ResponderEliminar
  2. ¿Densa al principio? Je, je, je. Eso es porque no te gustan las partes descriptivas. Gracias por tus comentarios y por ser mi ¡primer seguidor! Espero que podamos trabajar juntos para hacer grande nuestros proyectos

    ResponderEliminar